26 jun. 2011

Gonzalo Anes y la destrucción del Patrimonio Histórico

Ahora que ha salido el nombre de este personaje nefasto a raíz de la publicación de los Diccionarios Biográficos de la RAH, aprovechamos para republicar un articulo de Febrero de 2010 de nuestra compañera Cristina Calandre Hoenigsfeld, publicado en nuestra antigua y “hakeada” Web

LQSomos. Cristina Calandre Hoenigsfeld. Junio de 2011.

Cuando yo estudiaba la carrera de Ciencias Económicas en la Universidad Complutense de Madrid, hace muchos años, tenía un profesor de Historia Económica Gonzalo Anes, cuyas clases eran entretenidas, comparadas con las demás.

Con el paso del tiempo fue dicho profesor prosperando hasta llegar a ser del Consejo de Administración de la multinacional Fomento de Construcciones y Contratas, y Director de la Real Academia de la Historia.

Recientemente le han dado de manos del Príncipe de Asturias, el premio “Jaime I de Economía” en Valencia “en reconocimiento a su extraordinaria trayectoria como investigador y como profesor”.

Es bastante triste ver que a una persona que colaboró activamente en la destrucción del patrimonio histórico español le den estos galardones., y esta es en resumen la cuestión: Tras haberse redactado en (1987-89) un Plan Director de la Colina de los Chopos, encargado por el CSIC a los arquitectos Pérez Pita y Jerónimo Junquera, en el año 1990 se acometieron las obras de rehabilitación de la Residencia de Estudiantes de Madrid (Que se acababa de constituir como Fundación) que consta de varios pabellones construidos por la Junta para Ampliación de Estudios(JAE).Todos ellos tienen concedidos la protección máxima como “Bienes de Interés Cultural” (BIC) por el Ministerio de Cultura en 1978, categoría de Monumento.

El primer pabellón a rehabilitar fue el conocido como “Trasatlántico”, que estaba muy deteriorado. Habían estado allí instalados antes de la guerra civil, los laboratorios científicos de los grandes médicos y científicos como mi abuelo Luis Calandre Ibáñez, Pió del Río Hortega, Juan Negrín, Nicolás Achúcarro, Sacristán, Madinaveitia, todos ellos directa ó indirectamente discípulos de Cajal.
Las obras se hicieron sin licencia municipal, esto ilegalmente, y con la complicidad de todas las administraciones implicadas (Ayuntamiento de Madrid, Comunidad de Madrid, Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y Ciencia, CSIC y Fundación Residencia, Estudio de arquitectura de Jerónimo –Junquera, Pérez Pita) Se finalizó en 1993 y la empresa constructora fue Cubiertas y MZOV S.A.

Los siguientes monumentos a rehabilitar fueron el Pabellón Central y los dos gemelos, en donde se instalaron la residencia para alojar a los investigadores y los servicios centrales de comedor, salón de actos, etc. Comenzó la obra en el año 1994 y finalizó en el 2001. La empresa constructora fue Fomento de Construcciones y Contratas, por un valor aproximado de 400 millones de Pts. El promotor fue el Ministerio de Hacienda, CSIC y Residencia, y la dirección de obra del propio Ministerio de Hacienda, Dirección General del Patrimonio del Estado. El Ministerio de Educación y Ciencia y el CSIC cedieron algunos inmuebles a Patrimonio del Estado en compensación.

Fue representante de la empresa Fomento y Construcciones y Contratas en los trámites, Francisco Serrano –Suñer Polo, hijo del ministro falangista Serrano –Suñer, que mandó al exterminio a cientos de españoles, cuñado del dictador Franco.

Por entonces ya pertenecía al Consejo de Administración de Fomento de Construcciones y Contratas nuestro protagonista, Gonzalo Anes, nombrado el 30-6-1991 y ya era miembro de número de la Real Academia de la Historia desde 1978, y su director desde 1998.

Estas rehabilitaciones si tuvieron las licencias del Ayuntamiento de Madrid, así como el visto bueno de todas las administraciones implicadas (Comunidad de Madrid, Ministerio de Cultura, Hacienda, Educación , CSIC, etc.) En el informe detallado del estudio de Arquitectos Pérez-Pita –Jerónimo Junquera se define a la galería que contacta a todos los oficios de la Residencia como “Pieza subterránea”. Así define lo que eran la galerías correspondientes al Refugio antiaéreo que existía desde 1937 debajo de la Residencia construido por la II República para el Hospital de Carabineros, que dirigió mi abuelo el Dr. Calandre para curar a cientos de enfermos de una epidemia de Malaria.

Pues bien esta “pieza subterránea” aparece a lo largo de los diferentes informes. Proyectos, planos, etc., y a todos los arquitectos responsables, como los que tienen que vigilar sobre control del patrimonio histórico, les parece normal esa denominación y sin más dan el visto bueno para que reconviertan, mediante obras en sótanos, salas de billar, archivos, sin siquiera comprobar de que se trataban esos restos arqueológicos.

Durante todo el periodo que duró la obra (1994-2001) el profesor Gonzalo Anes estuvo de Consejero en FCC y a la vez en la Real Academia de la Historia, y por cierto aunque la Real Academia depende en su financiación básicamente del Ministerio de Educación, también tiene soporte de entidades privadas, y ¡que casualidad! una de ellas es FCC.

Me temo que detrás de todo el macroproyecto urbanístico –especulativo para hacer una “ciudad de la Ciencia” en la Ciudad de Dios del Opus Dei (Colina de los chopos de la JAE)), que lleva dando vueltas desde hace años, este FCC, pues al fin y al cabo tienen en el Sr. Anes un buen “topo” dentro de las falsas instituciones institucionistas.

Que yo sepa ya se había dado licencia del Ayuntamiento para construir en el año 2006 un parking subterráneo para 300 plazas, supongo que donde se encuentra lo que quede del Refugio, para eso esta sin inventariar. Por ahora dicho proyecto esta parado, veremos por cuanto tiempo lo dejan tranquilo los “tiburones”.

Dentro de estas “falsas instituciones institucionistas” el Sr. Anes pertenece al Patronato de la Fundación Giner de los Ríos, y al Consejo de Redacción del Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, y en la Academia de la Historia se custodian los documentos de la ILE ¡que peligro en manos de una persona tan monárquica el legado de una institución tan republicana!

Finalmente señalar, que la Real Academia que él preside ha dado visos de legalidad a las leyes franquistas frente a la legalidad republicana, al aceptar en un libro coordinado por la catedrática y también académica Josefina Gómez Mendoza que “La JAE y los académicos de la Historia” (2008) donde se plasman las conferencias que tuvieron lugar en el año 2007, y que precedían al II Congreso Internacional sobre la JAE, que “la Junta para Ampliación de Estudios fue disuelta por el Decreto franquista del 19 de Mayo de 1938” , lo cual es absurdo dado que la JAE se mantuvo activa en la zona republicana, no controlada por los rebeldes fascistas. Pero lo peor es que dicha Academia viene bloqueando desde hace años que se reconozca de una vez por todas el nombramiento por el gobierno legitimo de la republica de mi abuelo el Dr. Luis Calandre Ibáñez, en Octubre del 1938, y los demás científicos de la JAE, como prueban cientos de documentos oficiales. Pero claro, cuestionar la legalidad franquista tiene el peligro de poder cuestionar la legalidad de la Constitución Monárquica a la que él es tan adicto.
Actualmente sigue de Director de la Academia y en la empresa FCC, de la que además de pertenecer al Consejo de Administración es Presidente de la Comisión de Auditoria y Control. También es Consejero de Cementos Alfa, miembro del Real Patronato del Museo del Prado desde 1982 del que fue presidente entre 1986 y 1990.

La Monarquía, de la que siempre fue un gran admirador, en agradecimiento a todos sus favores por colaborar en destruir un vestigio arqueológico de la II Republica y defender la ilegalidad franquista, le da un galardón como el “Jaime I de Economía” (ya anteriormente le habían dado el Premio nacional de Historia en 1995 y el Premio de Economía Rey Juan Carlos 2006)

Tengo además constancia de que utilizó su amistad con el Rey para promocionarse en la Real Academia de la Historia, pues mi tío , recientemente fallecido, José Manuel Pita Andrade, también académico de la Historia, me comentó hace tiempo, que le llamo Manuel Gomez de Pablos, influyente ingeniero de caminos cercano al Rey, que durante unos años fue el Presidente del Patrimonio Nacional, para "sugerirle " que apoyara la candidatura de Gonzalo Anes en la Academia.
!A esto lo llamo yo tráfico de influencias!

(Febrero de 2010)

Petición de la Dimisión de Gonzalo Anes

 

Otras notas de la autora:


Para unos beatificación, para otros cárcel


El vandalismo y la manipulación histórica de la Junta para Ampliación de Estudios tienen premio


Los químicos franquistas Albareda y Rocasolano, en el año internacional de la química