23 jun. 2011

¿Con la gente que lucha o con la gente que mama? En defensa de los compañeros de IU Extremadura

LQSomos. Jon Juanma *. Junio de 2011.

Como miembro de Izquierda Unida asisto atónito al esperpéntico espectáculo al que se están prestando la mayoría de componentes de la dirección federal de Izquierda Unida. Desde Madrid exigen a los 3 diputados electos de IU Extremadura que voten a favor de la investidura del PSOE al Gobierno de la Junta1, contradiciendo a la mayoría de sus bases que votaron democráticamente por no hacerlo y abstenerse2.
Desde la capital del Reino no quieren que los extremeños dejen que sea un partido de derechas, el PP (el más votado con 32 diputados), quien gobierne Extremadura3. Pero parece que poco les importa que sea otro partido de derechas, el PSOE (30 diputados), quien lo haga4.

La decisión, hay que reconocerlo, era difícil: o el partido de la burguesía analfabeta y protofranquista o el partido de la burguesía ilustrada y la CIA5. Ambos neoliberales, pese a las respectivas promesas de defensa de “las familias” y “los trabajadores”. Uno, en la oposición extremeña desde hace casi 30 años; otro, casi 30 años al frente de un poder caciquil. De Guatemala a Guatepeor. Complicado, sin duda, ¿dónde nos quemaría menos el posterior fuego mediático de los francotiradores a sueldo? Así las cosas, esta vez el pueblo que lucha, encarnado en parte de las bases de IU Extremadura, fue sabio y eligió cambiar de destino. Decidió que no importaba lo que dijeran los medios burgueses, que esta vez no iríamos a ningún infierno donde consumir la confianza conseguida con tanto esfuerzo en los barrios en la pira del “realismo político” y el “mal menor”. Esta vez preguntaron a las bases (aplauso), y éstas decidieron que ni poli bueno ni poli malo. Dejaron a los policías en la comisaría y encadenaron sus corazones al sentir de la calle, al sufrimiento de los parados, al dolor de las familias desahuciadas. No serían muleta del PSOE.

Las bases decidieron por un 75% abstenerse de votar tanto al PP, como al PSOE6. O sea, decidieron no votar a la derecha. E incluso Pedro Escobar y Víctor Morales, dos de los tres diputados electos de IU,  que estaban a favor de apoyar la investidura del PSOE pero sin entrar al gobierno, hasta ahora están demostrando una postura valiente y digna donde las haya, defendiendo la decisión de sus bases no sólo contra sus opciones sino contra la presión de los mandamases de la federación.

Quiero animarles a ellos y a Alejandro Nogales, el otro diputado electo, a ser valientes: acatar el mandato de las bases y no ceder a las presiones de arriba. Porque tienen toda la fuerza que emana desde abajo, que nace del asfalto ardiente de las ciudades llenas de solitario desempleo y las tierras improductivas y mal repartidas que supuran lágrimas de labriego. Hace tiempo que no me sentía orgulloso de estar en IU y ellos lo han conseguido. Muchas gracias compañeros. No permitir que esta alegría se torne tristeza y nueva derrota para los que luchamos desde la izquierda no hipotecada. Es un buen momento para comenzar a ganarle la batalla al reformismo y al poltronismo dentro de la federación. Vamos a ser de una maldita vez una organización verdaderamente de izquierdas, auténticamente democrática. Nos llevan aplastando una y otra vez desde Carrillo, desde Nueva Izquierda, desde la izquierda “multicolor”,  etc. Se ríen de nosotros desde el PSOE, desde Iniciativa, desde la SER y el resto de voceros de falsizquierda. Vamos a llevar de una vez al terreno de los hechos las ideas que decimos defender. Vamos a dejar al PSOE solo junto a los bancos que tanto protegen, a mandarlo bien lejos de la gente honesta de izquierda, para que así se acaben retratando con sus compañeros políticos de latrocinio: PP, PNV, UPN, CC, CIU, etc. No les demos más coartadas políticas, no ayudemos con nuestra cobertura a más engaños con la clase trabajadora y los sectores populares. Si tanto criticamos sus políticas neoliberales, no pactemos con ellos.

No estaría de más que IU federal hiciera una consulta a las bases de todo el Estado sobre si queremos o no que IU pacte con el PSOE, tanto en municipios como en CCAA. Cada vez más, la gente joven, y no tan joven de IU, se da cuenta que el PSOE es un partido nítidamente de derechas. El recuerdo de un PSOE frentista y clandestino en blanco y negro se va borrando con el paso de los años, substituyéndose por su actual imagen neoliberal en alta resolución. Pactando con el PSOE, desde Izquierda Unida, sólo damos cobertura  a la falsa idea de que ellos son “progresistas” o algo parecido, cuando sólo hemos tenido reacción una y otra vez de su parte: en leyes laborales diseñadas por la patronal internacional, pensiones, privatizaciones, exenciones fiscales a los más ricos, ayudas a los bancos, etc. El PSOE pacta con la derecha siempre que puede (País Vasco, Navarra o la mayoría de leyes en cualquier cámara legislativa del Estado). Los de Ferraz deben estar llamando como locos a la sede federal de IU exigiendo su mal acostumbrado derecho de pernada. Ellos, lamentablemente, tienen más línea directa con Cayo Lara y competidores que nosotros mismos. Pero “los nadies” tenemos línea directa con la gente honrada que lucha en la calle y que todavía permanece en nuestra fustigada federación. Aprendamos lo bueno que los  “indignados” nos están enseñando estos días y rebelémonos contra las propias estructuras de poder enquistadas en IU, contra todos los politicastros que viven de los pactos con el PSOE, contra infiltrados y correcaminos que saltarán de Córdoba a Moncloa o del PCE a Equo, sin despeinarse. Empujemos la organización hacia la izquierda, sin pedir ningún permiso. Exijamos a la dirección la ruptura con el edificio reformista heredado de la transición monárquica otanista: contra los sindicatos amarillos que destruyen la solidaridad obrera (UGT y CCOO), contra el partido que gobierna bajo las siglas de socialista, obrero y español en favor del capitalista, el banquero y el especulador transnacional. Contra la bandera monárquica en favor de una tela elegida por y que nos una a todos, contra una democracia infrarrepresentativa de cartón-piedra a favor de una verdadera democracia participativa del siglo XXI, donde el pueblo no sea comparsa de aplausos y fiestas nacionales sino protagonista soberano de su vida colectiva. No cada cuatro años, sino día a día. El sueño de la Comuna está más cerca que nunca con las nuevas tecnologías, sólo hace falta creérselo y comenzar a trabajarlo. O socialismo y democracia, o tendremos todavía más capitalismo y barbarie.

El problema de IU (y del PCE) es que entra todo el mundo con tan solo pagar la cuota de afiliados. Y luego pasa lo que pasa: se nos llena de gente que sigue pensando que el PSOE es de izquierdas y otros cuentos de la abuela Pastaflora. Falta mucha formación en los bienintencionados y sobra bastante mediocre interesado, que no pudiendo hacer carrera directa dentro del PSOE, la amerita destrozando IU desde adentro, para luego dar el salto con los deberes bien hechos. Una primera clase magistral para todos aquellos con buenas intenciones sería que se materializase lo que las bases y la dirección de IU Extremadura nos están enseñando estos días: el valor de la dignidad y la rebeldía. Mínimo común de toda izquierda que se precie.

Por otra parte, animo a la dirección de IU que si está con tantas ganas de sancionar o expulsar a alguien de la federación, pruebe con el diputado de IU en la Asamblea de Madrid José Antonio Moral Santín7. Curiosamente miembro de la dirección de Caja Madrid con el favor de los votos del PP (¿?), miembro del consejo directivo de Bankia y la Fundación Mapfre. Empresas, como sabe el lector, muy de izquierdas, que nada tienen que ver con los efectos de la crisis en nuestra monarquía bananera: ni con los desahucios de decenas de miles de personas ni con el hambre de dos millones de españoles8. Espero urgente la reunión de la Presidencia del Federal de IU para dilucidar sobre las medidas a adoptar respecto a este insigne personaje. Seguro que no pasará de este fin de semana y las sanciones será contundentes...

En definitiva: contra los pactos con la derecha, por supuesto, pero contra toda. Y a favor de lo que digan las bases, siempre. Sólo así comenzaremos a recuperar la credibilidad que no pocos nos niegan en la calle.


** Ilustración de “El Roto”

Notas:





5. Grimaldos, Alfredo (2006): La CIA en España. Madrid: Debate.

6. Como curiosidad resaltar que sólo un 3% votó por entrar al gobierno con el PSOE: http://www.xornal.com/artigo/2011/06/19/espana/iu-extremadura-decide-abstenerse-dejara-gobierne-pp/2011061916050400191.html