16 feb. 2011

Nicaragua: Hacia la restitución del derecho a la educación

LQSomos. Giorgio Trucchi*. Febrero de 2011.

Presidente Ortega inaugura nuevo año escolar y hace un balance de los avances logrados en materia educativa.

Durante el acto de inauguración del ciclo escolar 2011, el presidente nicaragüense Daniel Ortega hizo un balance de los avances logrados en materia educativa durante sus primeros cuatro años de gobierno. En el acto participó la premio Nóbel de la Paz y dirigente indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú.

Uno de los principales logros del gobierno revolucionario sandinista de los años 80 fue garantizar la gratuidad de la educación y reducir el índice de analfabetismo en Nicaragua del 52 al 12 por ciento. Durante los 16 años de gobiernos neoliberales (1990-2006) el analfabetismo volvió a acercarse a un preocupante 30 por ciento. La educación fue privatizada y la cantidad de jóvenes que cada año quedaba afuera del sistema educativo sobrepasó el medio millón.

Cuando estos gobiernos “tomaron nuevamente el poder privatizaron la educación. Comenzaron a inventar cifras, datos, de que cada año aumentaba el número de estudiantes. En el Ministerio de la Educación inventaban y documentaban las mentiras. Miles de estudiantes y profesores fantasmas para captar y robar fondos”, dijo Ortega.

Según el presidente nicaragüense, esta situación fue producto del sistema capitalista salvaje que se impuso en el país a partir de 1990.

“Tuvieron el apoyo de los europeos y de los Estados Unidos. Recibieron cantidades gigantescas de dinero, creció la generación de riqueza y aumentó la pobreza para la inmensa mayoría de nicaragüenses. Tuvieron que empezar a emigrar a otros países. No les importó que el analfabetismo creciera y se multiplicara. Esa es la prueba de cómo funciona el capitalismo salvaje.

Les importa poco el pueblo, más bien -continuó Ortega-  les interesa que esté en el analfabetismo, porque un pueblo en la ignorancia tiene menos capacidad para defender sus derechos. En cambio, una juventud que va adquiriendo más conocimiento, más cultura, va teniendo cada día más poder”, aseveró el presidente nicaragüense.

Logros y avances
Según datos del Ministerio de Educación (MINED), durante los cuatro años de gobierno sandinista el analfabetismo en el país bajó a un 3 por ciento. Más de medio millón de personas fueron alfabetizadas, de las cuales el 82 por ciento son de las zonas rurales y el 54 por ciento de ellas son mujeres.

Para este año se espera matricular a 1.6 millones de alumnos. Para profundizar la retención escolar, especialmente en zonas rurales, el MINED aseguró la merienda escolar para unos 960 mil infantes. Además, los y las estudiantes tendrán garantizados su material didáctico y ya se están distribuyendo 1.8 millones de textos. 1.400 docentes se capacitarán en varias materias.

También el MINED invertirá 25 millones de dólares en la construcción y remodelación de 7 mil aulas y la compra de insumos y accesorios. Gracias al apoyo del gobierno cubano se seguirá implementando el Programa de continuidad educativa “Yo sí puedo seguir”, con el que se atenderán a casi 63 mil estudiantes.

“Tuvimos que enfrentarnos a grandes retos. Tuvimos que desprivatizar la educación, analizar a fondo cuáles eran los datos reales del número de estudiantes y profesores en el 2006, porque todos eran inflados para robar recursos. Ahora tenemos que bajar más el analfabetismo, lograr el sexto grado para todos y todas. Nosotros apenas llevamos cuatro años en el poder -recordó el mandatario- y por eso es importante garantizar que en las próximas elecciones le demos continuidad a este proyecto. Tenemos que luchar con la verdad, la conciencia y el corazón en la mano para darle continuidad".

Finalizando su intervención, Ortega hizo un llamado a la juventud nicaragüense.

"Ustedes son el futuro de Nicaragua, de ustedes saldrán más adelante los que dirigirán los destinos de este país, saldrán los que continuarán las transformaciones profundas en nuestro país. Ustedes ya están contribuyendo en la transformación de Nicaragua, ustedes ya están participando del cambio, pero a ustedes les va a tocar en un futuro asumir el liderazgo", concluyó.

Sin educación no hay desarrollo
En su intervención, la líder indígena guatemalteca y Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú, agradeció la invitación y consideró que Nicaragua “nos da el ejemplo de que la educación no debe entenderse como algo marginal, sino que es el alma del desarrollo. No existe desarrollo si no pasa por la educación.

A una persona que sabe leer y escribir se le abre una perspectiva diferente. Cuándo las personas son seres pensantes son libres, cuándo no se les permite hablar, opinar y ser crativos son oprimidos,  esclavos.

Felicito al gobierno de Nicaragua por hacer de la educación una política pública. Demuestra  -concluyó Menchú- que con el sacrificio de todos pueden soñar una vida mejor. Luchamos por una educación integral, que sirva para la vida. Gracias por ayudarnos a soñar”.