6 oct. 2011

El origen del odio

LQSomos. Zerimar Ilosit. Octubre de 2011.

Hasta resultan graciosos los conceptos y dogmas relativos de las religiones. En nuestro caso concreto, la que en su momento nos obligaron a aceptar, son éstos tan simulados hoy en día, tan diferentes de aquellos tiempos pretéritos que algunas veces parecen otros, aunque por mucho que los disimulen siempre son los mismos.
 

Cuando se escucha hablar del personaje Jesús, los asiduos seguidores inmediatamente lo comparan con amor, perdón, bondad, resignación al sufrimiento, paz…, pero ¿eso es así? Entonces, evidentemente se concluye que esos dones vinieron y son de la religión, en este caso concreto la judío-cristiana. Por otro lado confirma de que el que no es religioso de esa congregación no pueden poseer esas cualidades ¡Cuestión de fe! Aunque en nuestros principios sí es posible otras basadas en el humanismo y en aquello de hacer el bien sin mirar a quien.

Sabemos también, pues en su momento nos la impusieron, de que la misma creencia cristiana define a la Santísima Trinidad, padre, hijo y espíritu santo, o sea, sus tres dioses en uno, ¿correcto? Afirman que el dios padre tiene el mismo raciocinio que el dios Jesús. Insisten en que ambos son uno solo en objetivos y procedimientos de justicia, amor, etc. ¡Pero eso no es así!

Se escucha predicar, mayormente en la rama protestante ya que el catolicismo no es muy adepto a la primera parte del libro sagrado, en el temor al dios padre y sus innumerables castigos divinos realizados y perdones por otra parte del dios hijos y estos sí son de los que más les gustan predicar al clero católico.

Conjuntamente la creencia cristiana define a la biblia como siendo la palabra de dios y concretamente ahí se refirieren a los dos dioses en uno, pero hacen un paréntesis de que el padre es del “viejo testamento” y el hijo del “nuevo testamento”. ¿Concreto? Sin embargo dios (ahí en ese momento están los 3 en 1), no escribió nada con sus manos, aunque en algunos momentos así se entienda, pero sí inspiró a sus profetas para hacerlo, eso es lo que dicen para que se crea ciegamente.

Es obvio, lo podría haberlo escrito de su puño y letra, pues habría quedado más perfecto y claro para llegar a sus objetivos, pero NO, ya que de esta manera ha dejado unas inmensas confusiones e incrédulos entre los hombres (a empezar por nosotros) por la cantidad de tonterías y absurdos que ese libro contiene. De ahí que los designios divinos no estén al alcance de todos. Es eso lo que vienen a decir sus asiduos representantes actuales.

Ahora bien, una cosa no se puede admitir, huye de la racionalidad, como acontece en todo lo que aporta ese determinado dios. ¡Es que hay dos dioses diferentes, pero visto en uno solo (¿o en 3?)! Uno el injusto, el otro el justo, y el tercero se reparte entre los dos. Uno vengativo, el otro es todo perdón y amor. Un dios que manda matar, el otro que abomina la reacción ofreciendo la otra mejilla… Es obvio, no olvidemos al tercer personaje que es encado conforme las necesidades del momento o sermón que se esté dando en iglesias o programas de TV. ¡Esa historia es muy complicada! ¿Cómo es posible que un dios haya creado el Hombre (mejor decir mal creado), y después resuelve matarlos a todos con un diluvio? Dicen, juran, atestiguan (con las manos en la biblia) que el personaje dios es perfecto, ¿cómo se equivocó en su principal creación: el Hombre? No olvidemos que la Tierra tampoco es perfecta, desde su “creación” los volcanes, terremotos, tsunami, etc., tampoco eso es perfecto que se diga…

¡Cuando el libre pensador lee el libro de Josué, por cierto no ocurre lo mismo con los cristianos, quedamos pasmados en extremo con los designios divinos…! ¡Es un auténtico holocausto! ¡Dios incita a los hombres de su escogido pueblo a que maten, conquisten, esclavicen, roben y esos bienes ofrecidos al propio dios! ¡Quienes estén interesados en los detalles, ya que no nos inventamos nada, vean los capítulos 6 – 19 y 24. Recomendamos que usen guantes esterilizados al usar la “Sagrada Biblia…”.

Eso mismo. ¡Dios es violento, cobarde, asesino…! ¡Mata y manda matar viejos, mujeres y niñ@s! Los medios actuales de información nos dicen que el islam con sus violencias son unos terroristas, pero el dios de Israel, el actual dios del cristianismo en general le supera en “esas hazañas”. Se puede dar un repaso, por eso de las dudas en Éxodo 32 – 27 y 28; no hacemos transcripción alguna pues es muy posible que la tinta en que está impreso este artículo se vuelva roja sangre… 

Por lo que concretamente ahí se cuenta eso fue un genocidio, el exterminio de posiblemente entre tres mil hombres, mujeres, niñ@s y ancianos, ¡a sangre fría! ¡Al mando de dios! ¡El dios de Israel! ¡El dios de los cristianos desde hace ya dos mil años! Si quieres puede continuar leyendo el reiterativo libro biblia, versión cristiana que no es otra que la Toraha judía, te quedarás de piedra, o de sal, con en uno de sus parajes. Con tanta violencia, asesinatos, cobardías con mujeres y niñ@s, bueyes, perros, saqueos de oro y plata…, un horror. Son páginas y páginas con centenares de guerras, saqueos, invasiones, conquistas, muertes… ¡Todas esas destrucciones ordenadas por DIOS!

La pregunta es obvia: ¡de dónde crees que ha venido el ODIO? Sé sincero: ¿ha venido de los ateos? En estas líneas no nos hemos referido a los posteriores acontecimientos y consecuencias que surgieron desde el primer momento de la “venida” del personaje e hijo de ese dios de dioses que desembocaron en cruzadas, inquisiciones, interminables guerras que duran en la actualidad, por lo que el ODIO continúa y no le vemos el fin…