5 ago. 2011

Los pregones taurinos de Esperanza Aguirre

LQSomos. Julio Ortega Fraile*. Julio de 2011.

Así, Doña Esperanza Aguirre, que su afición a los toros se la inculcó su abuelo. Está bien saberlo teniendo en cuenta que era Usted la niña de sus ojos y que probablemente, tan ilustre yayo, condecorado por Francisco Franco con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, le dejó además de su pasión por la tauromaquia las filias políticas que con tanta desenvoltura demuestra, Señora Condesa consorte de Murillo y Grande de España.
Sí, desenvoltura, porque aunque se esfuerce en disimularlo su naturaleza le supera, y le jueguen o no una mala pasada los micrófonos siempre le sale la que lleva dentro, la verdadera Esperanza Aguirre Gil de Biedma.

Como auténtica es la que dispone de una fortuna personal de esas a las que la crisis ni cosquillas le hace, por más que la que otra Esperanza, la diseñada, contase en su día que no tenía dinero para pagar la calefacción de su palacete (valorado en unos cuatro millones de euros) o que se compra la ropa en Zara. Lo que no nos ha aclarado es si se tira a la que tiene taras, que es todavía más barata y puestos a mentir, la falacia así resulta más popular, perdón, populista.

Su pregón en la apertura de la feria taurina de Málaga ha tenido de todo: toros agresivos que viven casi tan bien como Usted, toreros con un par de revalorizaciones de cuidado (como las tierras de la familia de su marido gracias al AVE) y cómo no: antitaurinos malos, de los que en el colmo de la ironía y del gracejo Usted afirma “que han prestado un servicio muy grande a la Fiesta”. Sí, seguro, sobre todo en Cataluña, o en todos los municipios (alguno de ellos en Madrid), que poco a poco van prohibiendo este vestigio de la España más cutre y violenta, la de nuestros abuelos. Bueno, la del suyo más que del mío, que a Don José Luis Aguirre le concedieron el máximo reconocimiento y al mío cárcel por defender la República.

Las siguientes frases son suyas durante ese alegato a favor de la tortura:

 "Creo que la clave de la emoción del toreo está en que todo lo que ocurre en la arena es verdad. Allí no hay no hay impostura, allí no hay trampa ni cartón”.

¿Con qué estaba estableciendo la comparación en su fuero interno?, ¿tal vez con su gestión política? Tiene razón Señora Presidenta de la Comunidad que ha declarado las corridas de toros Bien de Interés Cultural: todo es verdad. Incluido el sufrimiento del toro, sus heridas, las subvenciones, y como acabamos de ver en las últimas horas: empresarios que saltan a la arena a matar ilegalmente a un toro y lo dejan agonizando y desangrándose, o incumplimiento de leyes acerca de los cabestros y de la asistencia de menores a la plaza. No hay trampa ni cartón en todo eso. Lo curioso – y trágico – es que a Usted, con responsabilidades de gobierno, esas realidades le parezcan dignas y necesarias.

*Delegado LIBERA! Pontevedra