6 ago. 2011

Elx ¡Hagamos oír nuestras quejas!

LQSomos. MUP-Republicans (Elx)*. Agosto de 2011.


¡Ante las medidas adoptadas por el Ayuntamiento del PP en Elx en el callejero!

Estimados compañeros y amigos, ante las medidas en el cambio de callejero llevadas a cabo por el Ajuntament d'Elx (eliminación del Jardín dedicado a Dolores Ibárruri, dedicatoria de una avenida al último alcalde franquista, eliminación del valenciano de nuestras calles...), pensamos que es necesario que se oiga nuestra voz y que llegue al Ayuntamiento nuestra repulsa. Por ello, os proponemos enviar correos a las siguientes direcciones (concejales del PP)
para expresar nuestra protesta:


Más abajo, adjuntamos un modelo de carta para facilitaros la labor.

Al mismo tiempo, os animamos a llamar al teléfono gratuito 010 del Ayuntamiento para expresar nuestra disconformidad con los cambios en el callejero (cuando pregunten por vuestro mail, aconsejamos decir que no tenéis, para obligar a tramitar por escrito las protestas.)




[Modelo de carta]

Me dirijo a usted para manifestarle mi indignación por las bochornosas medidas que el gobierno al que usted pertenece ha llevado a cabo en la ciudad de Elche. Me refiero a algunas de las primeras decisiones de la Junta de Gobierno Local en el inicio de esta legislatura: la eliminación del Jardín de Dolores Ibárruri “La Pasionaria” del callejero ilicitano, unido al atentado contra la memoria histórica que ha supuesto el homenaje al último alcalde franquista en Elche, dedicándole una avenida. Un acto de escasa sensibilidad democrática, a pesar de los intentos de su gobierno de justificar lo injustificable:

-          En primer lugar porque han eliminado una dedicatoria a una persona que, con sus errores y sus aciertos (como todo el mundo), dedicó su vida a luchar por la libertad, por la igualdad y por la justicia social. Y si bien puede ser cierto que no tuvo una vinculación directa con Elche, tal y como ustedes argumentan, no por ello deja de ser una medida arbitraria, ya que, si se aplicara el mismo criterio a la totalidad del callejero ilicitano (como al de cualquier otra ciudad), éste tendría que ser modificado casi en su totalidad. Asimismo, si a todo ello se le añade la dedicatoria de una avenida al que fue último alcalde franquista en Elche que, recordemos, no fue elegido democráticamente sino que fue nombrado directamente por el régimen y, por tanto, fue corresponsable de las políticas del mismo, estas actuaciones transmiten a la ciudadanía una sensación de revanchismo impropio de quien se supone que ha de defender la memoria histórica democrática.

-          En segundo lugar porque, al mismo tiempo, se está utilizando como parapeto de las críticas por estas actuaciones al colectivo de inmigrantes argentinos en nuestra ciudad. Así, aún cuando existe la posibilidad de dedicarles una calle en las zonas de expansión de nuestro municipio que todavía no han sido nombradas, se les otorga justamente el lugar donde antes se encontraba el Jardín de Dolores Ibárruri, lo que hace que, de alguna forma, sean percibidos por la ciudadanía como corresponsables de estos cambios y se vean salpicados por la ola de críticas que han generado las actuaciones de su gobierno, enturbiando con ello la armónica convivencia que este colectivo mantiene en nuestra ciudad.

-              En tercer lugar porque, tal y como repitieron incesantemente en su campaña electoral, tanto usted como su partido –el Partido Popular-, la prioridad si llegaban al gobierno iba a ser el fomento del empleo. Sin embargo y, paradójicamente, entre las primeras medidas que ha adoptado el gobierno al que usted pertenece nos encontramos con el cambio en el callejero ilicitano anteriormente mencionado, junto con otras decisiones de “gran calado” como el cambio de nombre del Gran Teatre, -ahora Gran teatro-, u otras de relevancia similar, que demuestran la gran altura política del gobierno de Elx (ups, disculpe quería decir Elche). Verdaderamente de risa, si no fuese por la gran cantidad de personas que lo están pasando realmente mal y esperan desesperadamente una actuación política que cumpla sus promesas electorales de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, que realmente esté orientada a resolver problemas y no a crearlos.

Finalmente, con el ánimo de que mis palabras remuevan su conciencia, le hagan reflexionar sobre sus recientes decisiones y le infundan el valor suficiente para atreverse a rectificarlas, unido a la esperanza de que estas acciones no sean un adelanto de la línea de acción que el Partido Popular pretende implantar en Elche a lo largo de la presente legislatura, me despido atentamente.