9 jun. 2011

Buenos Aires ¡Que se sepa!

Mi nombre es Héctor Marrese, soy docente jubilado y realizo, ad-honorem, un "taller de radio" con jóvenes internados en el "Centro de Máxima Seguridad Virrey del Pino" de La Matanza; desde el año anterior, en que fue reabierto, se encuentran sin la escolarización obligatoria.
El viernes 2 del corriente mes, en mi calidad de simple ciudadano, le envié una carta documento al Director General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Profesor Mario Oporto, intimándolo por incumplimiento de los deberes de funcionario público. A la fecha (9-6-11) el problema se encuentra sin solucionar. Esta desidia burocrática es criminal, ya que sus efectos son peores que cualquier acto que dichos jóvenes pudieron haber cometido.

¡Se ruega dar difusión!