26 jul. 2011

Políticamente incorrecto, seguramente gilipollas

LQSomos. “La Rosa y el Clavel”*. Julio de 2011.

Una de las vagas identificaciones ideológicas "políticamente correctas" en torno a las que se ha nucleado la nueva derecha europea y norteamericana es, precisamente, la autodefinición como políticamente incorrectos y la acusación de políticamente correctos a sus oponentes.

En una de las muchas anfibologías absurdas a que nos tienen acostumbrados (la más risible es la de autocalificarse como "liberales" en Europa, cuando no tragan a los verdaderos liberales históricos y en los EEUU odian a los auténticos liberals), pretenden así presentarse como transgresores, naturales, abiertos, libres, independientes, provocativos y sinceros; todas ellas actitudes políticamente correctas, respetadas y apreciadas en las sociedades modernas. Por el contrario, todos los demás seríamos estirados, rígidos, cerrados, falsos, dobles, encuadrados y sujetos a ideologías inflexibles, dependientes de oscuros intereses que identifican con sus mitologías conspiranoicas en torno a la izquierda política. Eso sí, cuando se encuentran con alguien políticamente incorrecto de ideas distintas a las suyas, inmediatamente lo tachan de radical, perroflauta, fanático o terrorista. No faltaría más. Es que ellos son así de liberales.

En la completa identidad ideológica entre la nueva derecha sin complejos europea y el asesino de Noruega, llama la atención la constante referencia a la corrección e incorrección política. La expresión políticamente correcto (politisk korrekt, en noruego) aparece al menos nueve veces en los escritos de Anders Behring Breivik para el medio digital document.no y en combinación con políticamente incorrecto se lee más de 65 veces en su manifiesto político 2083, una declaración de independencia europea . Por cierto, que sólo plagia a Unabomber en algunas partes, no en "casi todo" como se ha dicho. En realidad, la mayor parte de 2083 es actual y podría ser suscrita por cualquier neoderechista actual, pues no hace sino repetir lo que se escucha normalmente en sus medios. Veamos un ejemplo:

¿Quién se levantará para desafiar a la corrección política? El destino de la civilización europea depende de que el hombre europeo se resista al feminismo políticamente correcto. Es más: debe resistirse al yugo más amplio de la corrección política, el marxismo cultural del que el feminismo radical es sólo una vía de ataque. (...) El acoso profesional, el boicot y la difamación castigan a los que se atreven a desafiar el discurso políticamente correcto.
-Anders Breivik, en 2083, una declaración de independencia europea.
El Consejo de Ministros celebrado esta mañana ha dado un nuevo impulso a la llamada Ley de Igualdad de Trato y la No discriminación. (...) Casi dos años después y tras haber sido custodiado en un cajón el Gobierno se ha decidido a darle el impulso definitivo a la que será, sin duda, la ley de la “inquisición de lo políticamente correcto”, que perseguirá y sancionará a quienes no compartan los dogmas del progrelaicismo. (...) Aunque aún no se conoce en profundidad el contenido del anteproyecto que entrará en vigor en 2013, según las previsiones gubernamentales, y sin saber si sus sanciones estarán contempladas en el ámbito civil o penal, Arsuaga (presidente de HazteOír) subraya que “se trata de una norma bajo cuya apariencia noble se quiere castigar a los que ponemos en duda algunos de los dogmas de la ideología de género o del progre-laicismo. Esto es, todo un atentado contra la libertad de pensamiento y la libertad de expresión” (...)
-Comunicado de prensa de HazteOír, 7/1/2011

Estas calificaciones y autocalificaciones no dejan de resultar curiosas cuando se oyen en boca de algunos de los individuos más convencionales, intolerantes, pretenciosos, partidarios de la estratificación social y el orden tradicionales, agresivos y a veces hasta violentos (por acción propia o ajena) que uno puede encontrarse en la sociedad. Pero bueno, cada cual intenta pensar lo mejor de sí mismo, y ni siquiera ellos pueden sustraerse a las referencias conductuales de la modernidad, a la que tanto odian. Es como cuando dicen aquello de "yo no soy racista, pero..."; sabes que inmediatamente a continuación viene una burrada xenófoba o una catetez racista de primera categoría.

Esto de la corrección e incorrección políticas les resulta muy cómodo porque por sí mismo no quiere decir nada y así les permite ocultar lo que quieren decir en realidad. Es una expresión hueca que se puede utilizar como ariete en cualquier dirección. Procede de los Estados Unidos, y por eso aquí se dice políticamente correcto ("politically correct") en vez de correcto políticamente, que sería más adecuado en español ("corrección política" sí que lo dicen bien, porque decir "política corrección" ya cantaría demasiado a anglosajón). En su origen, quería significar exactamente eso: lo que es correcto de acuerdo con una determinada ideología política. Por ejemplo, para un capitalista el mercado libre sería políticamente correcto, mientras que para un comunista sería políticamente incorrecto. O a la inversa: para un capitalista la economía planificada sería políticamente incorrecta y para un comunista, políticamente correcta. Ese es el sentido original de la expresión.

Con el desarrollo del pensamiento blando de la posmodernidad, a partir de los años 70 del siglo pasado, la expresión adquiere un significado irónico y peyorativo para referirse a una adhesión excesivamente rígida a cualquier postulado ideológico, sobre todo cuando se llega a una situación absurda como resultado de la misma. Al parecer fue utilizado por primera vez por las feministas de la nueva izquierda, en los Estados Unidos, de manera autocrítica; como por ejemplo, en los intentos del movimiento antipornográfico por definir una sexualidad feminista.

La expresión tuvo especial éxito para definirse a los eufemismos que pretenden desplazar términos con connotaciones sociales negativas o discriminatorias: afroamericano o persona de color en vez de negro, discapacitado por inválido, paralítico o tarado, etc. En unos casos por adhesión a las palabras tradicionales con todas sus connotaciones y en otros por escepticismo ante la posibilidad de que esta neolengua de reminiscencias orwellianas pudiera contribuir cambiar realmente las discriminaciones subyacentes, la sociedad en su conjunto pasó a referirse a esta forma de expresarse como lenguaje políticamente correcto por analogía con el significado anterior. (Lo cierto es que, en parte, lo logró: hoy en día todos entendemos que hay una diferencia sustancial entre referirse a una persona como discapacitada psíquica o llamarla imbécil, un término que antiguamente era técnico y de uso común tanto en psiquiatría como en la calle)

Es por esta vía que la corrección e incorrección política se incorporan al lenguaje de la derecha. Surgidas como una expresión autocrítica en ámbitos de la izquierda y el progresismo, resultaba sumamente sencillo transformarlas en expresiones críticas y a continuación en arietes de ataque precisamente contra la izquierda y el progresismo. Comenzaron compartiendo el significado irónico con respecto al lenguaje políticamente correcto pero a continuación lo extendieron a cualquier otro planteamiento habitualmente vinculado a la izquierda o el progresismo. En resumen, lo que vienen a querer decir es que todos los planteamientos de sus oponentes o son de izquierda revolucionaria (y por tanto subversiva, asesina, etc) o son vacuidades politicamente correctas en las que ni siquiera ellos mismos creen realmente (aquello de "¿a que tú no querrías que tu hija se casara con un moro?" y demás simplezas por el estilo)

Cuando la expresión da el salto a Europa, ya lo hace como parte del discurso de la nueva derecha. Lo que ocurre es que esta nueva derecha es muy, muy carca, y además con un fuerte trasfondo nacionalista ("patriótico") e integrista religioso, por lo que uno puede verse acusado de políticamente correcto por defender la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta de las Naciones Unidas, la Convención Europea de los Derechos Humanos o hasta a la UNICEF (¡me ha pasado!). De su significado autocrítico original, se ha convertido en un ariete contra todas aquellas cosas por las que merece la pena luchar en este mundo. Y por oposición, todo lo que va en contra de esas cosas se define como políticamente incorrecto, y por tanto majo y guay. Vamos, que en su universo es majo y guay defender la desigualdad esencial entre las personas, la persecución del diferente, la homofobia, la xenofobia, el penalismo salvaje, el patrioterismo más casposo, la represión religiosa tradicional y hasta los festejos de su aldea. Ahora mismo, no pasa un día sin escuchar referencias a lo políticamente correcto e incorrecto en los medios y políticos de la nueva derecha. Inadvertida o deliberadamente, han creado una nueva corrección política inversa con una rigidez mucho mayor que la antigua: en su universo, lo políticamente incorrecto es políticamente correcto, ¡y cuidado con salirse de ahí, que muerden!

A estas alturas, la expresión ya adquiere características de parodia de sí misma. Parece una competición para ver quién la suelta más gorda. Cada vez que alguien suelta una burrada ignorante sustentada en sus prejuicios y manías avalados por la nueva derecha, dice que es que él es muy políticamente incorrecto. Si uno contesta que los datos y la experiencia contradicen su opinión, le llaman políticamente correcto (y, por supuesto, los datos y la experiencia son falsos y están manipulados por los progres, que es como llaman aquí a lo que en EEUU dicen liberals). En los últimos tiempos, a imitación de sus colegas norteamericanos, hasta la teoría de la evolución y la relatividad general son políticamente correctas. Es que ellos son más del creacionismo y eso de la relatividad o relativismo o como se llame no les va mucho; prefieren el absolutismo. Ese sí que es políticamente incorrecto y muy guay. La ciencia es demasiado progre, con todos esos datos, escepticismos, rigideces y sesudeces de gafapastas políticamente correctos.

Hoy por hoy, igual que después del "yo no soy racista pero..." viene un disparate xenófobo, es cosa cotidiana que antes o después del "yo soy políticamente incorrecto" venga una dosis de odio ultraderechista. Casi siempre, sustentada por completo en los prejuicios, la conspiranoia y la ignorancia refractaria a los datos y la experiencia. Lo que en español llamamos de toda la vida una gilipollez. Y quien dice constantemente gilipolleces, es que es un gilipollas. Políticamente incorrecto, seguramente gilipollas. ¡Yupi, yupi, ahora yo también sé ser políticamente incorrecto! ¿Ves qué fácil era?
-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-


MARGRETHE BØYUM KLØVEN


Nacida el 03.03.95, de Bærum.
16 años, estudiante.
Activista contra el acoso escolar, jugadora de fútbol femenino y miembro del grupo musical de chicas Blondies&Brownies. Líder en el Consejo Escolar de su localidad.
Militante de las Juventudes Laboristas, asesinada en Utøya por un derechista cristiano.

Se ruega recordar






* http://larosayelclavel.blogspot.com/