29 jul. 2011

Icono-terrorismo

LQSomos. Nicola lococo. Julio de 2011.

Un icono, es una imagen, cuadro o representación; signo o símbolo que sustituye al objeto mediante su significación, representación o por analogía, en la semiótica; pintura religiosa realizada sobre una tabla; Recientemente, en informática, es un pictograma pequeño utilizado para representar archivos, carpetas, programas o unidades de almacenamiento; Etc. El icono-terrorismo, viene entonces a consistir en el término acuñado por las Grandes empresas, las multinacionales,
los expertos en mercadería – marketing para los que no sepan castellano – y los gobiernos esbirros a su servicio para referirse a ese modo pacífico, incruento, imaginativo, creativo, estético…con el que los ciudadanos concienciados, inspirados en artistas reivindicativos, protestamos por los crímenes cometidos contra los indígenas a manos de la BP, Shell o Endesa, contra los trabajadores por la Coca Cola o Mc Donalds, contra la infancia en el caso de GUP o Nike , contra la salud pública por las tabacaleras como Philip Morris, contra los enfermos por las empresas farmacéuticas como Bayer, contra los agricultores por parte de Monsanto, contra la cultura ancestral de los pueblos como Colgate que se ha apropiado de una fórmula milenaria india para limpiar los dientes y evitar las caries y contra la ciudadanía en general la mayoría de las grandes cadenas de alimentación como Nestlé, modificando ligeramente los logos, símbolos e imágenes con los que dichas entidades de (comportamientos) criminales desean ser conocidas, así como el contenido de sus  campañas publicitarias, aprovechando con fantasía y grandes dosis de humor y oportunidad, transmitir el mensaje de denuncia que precisamente toda esa canallada pretende ocultar con sus asquerosos anuncios.

A diferencia del iconoclasta, cuyo método de actuación destructivo más que creativo, está al alcance de cualquier gamberro, no todo el mundo está capacitado para practicar el icono-terrorismo: es necesario que la persona posea cierta cultura insurgente, sensibilidad sobre los problemas sociales, naturaleza rebelde, pero sobre todo capacidad asociativa entre el conocimiento abstracto del mensaje que desea hacer llegar y las imágenes que nuestro satánico enemigo emplea para turbarnos la mente, al objeto de cómo en las artes marciales, aprovechar su maléfica energía reconduciéndola directamente hacia su destrucción. Lo mejor sería ilustrarlo, pero a falta de viñetas educativas que acompañen las líneas, sirva la descripción de alguno de sus más certeros atentados para que su ejemplo pueda inspirarnos en el futuro:

Las petroleras que no tengan una imagen como soporte de la compañía, suelen situarse sus siglas sobre una mancha de chapapote, como la firma en rojo de la marca de refrescos sobre fondo blanco sirve para hacerla algo más sangrante; las empresas muy asociadas a su producto, ayudan para que entre pan y pan se meta a sus empleados a modo de hamburguesa; Se puede utilizar el logo de la marca, para dibujar detrás la realidad que se desea esconder, como transformar una U en una jaula con niños trabajando, etc. Pero las siglas y los logos, no dan más de si…Lo que es un auténtico chollo, son las campañas publicitarias apoyadas generalmente en imágenes. Con ellas podemos hacer casi de todo para mostrarles nuestra resistencia a la basura con la que nos quieren implicar: un anuncio de las agencias de viajes que presenta asépticamente sus precios sobre un fondo paradisíaco, puede utilizarse para completar información adjuntando a las cifras el texto apropiado de niños sodomizados en Tailandia, de niñas prostituidas en Filipinas, de bebes raptados para el tráfico de órganos, de mujeres exportadas a occidente y Emiratos Árabes, etc. Vendría a ser algo parecido a lo que decía pretender la marca de ropa Benetton, pero al revés, o sea, en vez de usar el problema humano para anunciar la marca, se usa el anuncio de la marca para denunciar el problema humano.

Así son las cosas fuera del Tontodiario. Lo que se hace desde el Poder es publicidad, pero la reacción ciudadana contra la mentira mediática, pasa a ser terrorismo.


* Ilustración de J. Kalvellido