15 abr. 2011

Y un agujerito para verlo

LQSomos. Nicola Lococo. Abril de 2011.

El pasado Miércoles, Ruiz-Gallardón anunció durante un encuentro sobre Seguridad municipal, que pedirá al PP llevar en su programa una ley que permita a la policía retirar de las vías públicas a los sin techo, aún contra su voluntad - al modo en que lo haría una grúa con un coche mal aparcado - siempre que los ayuntamientos tengan los servicios sociales necesarios para atenderlos debidamente, como es el caso de la capital donde en su opinión "Todo aquel que duerme en la calle, es por su voluntad y no por necesidad"

No dudo de la buena Fe del particular Groucho Marx de la escena política española, seguramente fundamentada en el castizo dicho labrado en los versos del poeta del Siglo de Oro Luis Quiñones de Benavente que decían “ El invierno y el verano/ En Madrid sólo son buenos/ De la cuna a Madrid / Y de Madrid al cielo” que hicieron fortuna allá por el XVIII tras las mejoras impulsadas bajo el reinado de Carlos III. Mas, conviene recordarle a tan bienintencionado alcalde, que el dicho popular continua con un melancólico “Y desde el cielo…un agujerito para verlo” Y ¿qué es lo que se ve desde tan privilegiada posición?

Lo primero que se observa, es una palmaria hipocresía sociopolítica, porque la necesidad de esta pobre gente es mucha y la voluntad institucional para mitigarla poca o nula, dado que su desorganización no les permite presentarse como un lobby de esos que va pidiendo por los despachos del congreso recibiendo la limosna en el BOE en forma de subvenciones y contratos millonarios. El sistema económico del ¡Sálvese quien pueda! cuyo lema de auxilio consiste en ¡Políticos y corruptos primero! ha conducido a que los felices presupuestos del famoso Estado del Bienestar que pretendían huir de la denostada caridad cristiana que a decir de los nuevos solidarios degradaba a quien la recibía sin elevar a quien la daba, practicada durante milenios por la vilipendiada Iglesia Católica, ahora relegada en su tarea por las Oenegés creadas a imagen y semejanza de los Partidos políticos, exentas de divina trascendencia evangélica volcadas en la inmanencia repentina de su humanidad, demasiado humana que diría Nietzsche, parece agotada cuando sólo hay lo que queda después de las llevadas y derivadas de su aséptica y desinteresada cooperación, de modo que, aumentada con la crisis la demanda de sus servicios sociales, estos aparecen del todo desbordados en la práctica, aunque cuadren los números en las concejalías.

Lo segundo que se percibe, es que hace tiempo que se persigue esconder el resultado obtenido de una sociedad que apostó alegremente por lo que se conoce como de dos tercios, consistente en que pese a lo que algunos puedan pensar, dos tercios de la población vivan cómodamente por encima de la media, mientras el tercio restante equilibre la media como pueda. Pero evidentemente, ello comporta problemas, siendo el más acuciante el de la seguridad de quienes empiezan a sentirse atosigados primero por miradas hambrientas, manos que se extienden a su paso, gente que se le acerca para que comparta por la fuerza su móvil, bolso, cartera… y después, entrando en casa, atracando a punta de pistola en cada esquina y extendiéndose el secuestro Express, que obligará a esos dos tercios a disfrutar de su confort dentro de una jaula de oro, con rejas en las ventanas, a circular en coche blindado con las ventanas levantadas sin parar en los semáforos, olvidarse de salir de compras de tienda en tienda, enviando a los niños a una escuela con seguridad privada…de ahí que el tema haya aflorado en una reunión sobre seguridad y no sobre obras públicas que es en lo que más parece ocupado el alcalde de Madrid, porque aquello de trabajar antes de pedir y pedir antes de robar, estaba muy bien, cuando había trabajo para todos, pero ya no son pocos a quienes le da lo mismo ir a la cárcel, al hospital e incluso al cementerio, si al arriesgarse no tienen nada que perder y mucho que ganar.

Por último, lo tercero que se observa, es que la calle, hace tiempo que no es de todos: es de ¡La Coca Cola! y de cuantos pueden pagar vayas publicitarias, luminosos en azoteas, grandes letreros en las aceras; de cuantos viajan en automóvil a todas partes para quienes se les reservan inmensos espacios donde aparcar y circular contaminándolo todo; de quienes acaparan todos los bajos de nuestros edificios, a saber, bancos, cajas, seguros, sin lugares de recreo para los jóvenes…Lo que queda al ciudadano son las vías imprescindibles para ir a trabajar y consumir, sin el menor resquicio para el ocio, el descanso, la conversación entre amigos y vecinos, etc., cosa que sólo puede hacerse previo pago en algún local ex profeso para ello o en tu nicho hipotecado viendo la tele para que comulgues con este modelo de vida que se nos ha impuesto. Por ello molesta tanto que esta “escoria social” que no tiene donde caerse muerta, hagan de la calle su hogar paseando por las aceras arriba y abajo como lo harían por el salón de su casa, desayunando, comiendo y cenando en los bancos de los parques, y durmiendo cobijados en un cajero automático o sobre unos cartones frente al Exmo. Ayto a la luz de las farolas.