21 feb. 2011

CIErren ¡YA!

LQSomos. Nicola Lococo. Febrero de 2011

Mañana Miércoles, al igual que el pasado Jueves, el Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial, estudiará para nuestra vergüenza colectiva, el duro informe que la Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos les ha remitido revelando que durante el año 2009 sufrieron privación de libertad en los nueve Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) existentes en España, un total de 16.590 personas, de las cuales 8.935 fueron expulsadas del país. Ello supone que cuando menos, en la mitad de los casos, la detención administrativa ha sido violatoria del derecho a la libertad y a la seguridad personal que proclaman tanto la Constitución Española como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, de aplicación necesariamente contraria al artículo 5 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

El informe del organismo internacional también recoge las condiciones inhumanas de internamiento que sufren todas las personas extranjeras afectadas, víctimas frecuentes de abusos y malos tratos que atentan claramente contra su dignidad y seguridad, convirtiendo a dichas instalaciones en auténticos campos de concentración donde personas que no han cometido delito alguno se hallan más desprotegidas que en un centro penitenciario. Por todo ello,  sus máximos responsables llaman al cierre inmediato de estos centros inhumanos e insiste en que España debe ratificar urgentemente la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.
Pero no nos hagamos ilusiones. Los criminales que nos gobiernan y quienes aspiran a sucederles, lejos de corregir la situación, antes exigirán el cierre de Guantánamo a los EEUU, darán lecciones morales a la Cuba de Fidel, conminarán a los países árabes a respetar los DDHH, en la confianza de que esos mismos espectadores que en el cine se negarían a bajar el pulgar en el circo romano pidiendo la muerte o jamás de los jamases ayudarían a los nazis a perseguir a los judíos, ahora, con toda naturalidad aplaudan su proceder fuera, mirando así para otro lado y les dejen hacer con los extranjeros lo que hace tiempo se viene haciendo con los presos FIES intramuros, porque ya se sabe: ¡Ojos que no ven, corazón que no siente! Y al tiempo que todo esto sucede, se le exige a Batasuna que condene la violencia…